Hace poco volvió un cliente que no era cliente.

A ver, quiero decir que hace unos meses casi fue cliente, nos llamó y le tratamos como a todos los demás potenciales clientes.

Leads los llaman, para nosotros son potenciales clientes y los tratamos a todos igual.

El caso es que la primera vez que nos contactaron la cosa no prosperó. Bueno, está bien, es normal. Hay veces que los presupuestos se aceptan y otras veces no.

Nosotros seguimos a lo nuestro: hacer las mejores traducciones posibles, dar el mejor servicio y tratar de devolver algo con nuestras actividades solidarias.

Y en esas estábamos cuando unos meses después nos volvió a llamar. Quería otro presupuesto.

La verdad es que nos extrañó, cuando un potencial cliente se va con otro traductor o agencia de traducción suele haber buenas razones. O bien ha encontrado alguien más barato, o le ha gustado más otra oferta, o nosotros no le hemos gustado o nos estaba usando para bajar precio en otro sitio… 

Todo bien, es el mercado amigo.

Pero como nos llamó y quería valorar un trabajo de traducción, lo que hicimos fue lo que hacemos siempre y ya tenemos tan asumido que nos sale solo:

  • Entender muy bien lo que necesita y para qué.
  • Ver si lo podemos hacer, para cuándo y cómo.
  • Reflejarlo todo en un presupuesto y enviárselo.

Lo aceptó de inmediato y nos pusimos a trabajar.

Nos envió los documentos finales, antes de empezar con la traducción los revisamos y encontramos alguna cosilla en ellos que le sugerimos cambiar para facilitar una mejor comprensión al lector.

Después se lo asignamos a uno de los traductores que trabajan con nosotros, ya sabes, siempre traductores nativos pero además que tengan esa cualidad de ser cumplidores con los plazos.

Somos así de raros.

Algunas veces tenemos problemas con algunas traducciones y no conseguimos entregarlas en el plazo previsto. Shit happens. En ese caso lo que hacemos es avisar al cliente para que lo tenga en cuenta. No nos gusta pero a veces pasa. 

De todas formas en este caso no ocurrió nada imprevisto, pudimos enviarle los documentos traducidos en el plazo acordado.

No te había dicho que eran unos contratos que había que traducir del español al alemán, no es que sea importante pero se me había olvidado, perdona.

Volviendo al tema, no hubo mucho más, la verdad, le facturamos a fin de mes, nos pagó y listo.

Al mes siguiente nos volvió a encargar otro trabajo y hoy es ya un cliente habitual.

Y como cliente habitual es uno de los afortunados receptores de nuestra encuesta de satisfacción que utilizamos para encontrar problemas con nuestros servicios y arreglarlos si podemos.

Ya te he dicho que somos raros.

Cuando nos llegó el resultado de su encuesta de satisfacción esto es lo que ponía:

“Es un placer trabajar con vosotros, hemos probado antes con otras agencias de traducción y traductores pero nunca nos hemos encontrado con un servicio tan profesional”.

A ver, estamos seguros de que no somos los únicos. El mercado de la traducción está repleto de muy buenos profesionales. Nosotros conocemos a varios que además podemos llamar amigos.

Pero se ve que este cliente en concreto no había tenido suerte. Cosas que pasan, a veces el universo se pone en contra de uno.

Este ejemplo puede servir para ilustrar lo que representa un servicio profesional para el cliente, porque al final lo único que realmente importa es cómo el cliente percibe el servicio.

Para este cliente esto es lo que fue realmente relevante, lo que para él es la perfecta definición de traducción profesional:

  • Hacer un trabajo previo para entender lo que realmente necesita.
  • Revisar los originales por si tienen errores o posibilidades de mejora.
  • Proponerle un presupuesto con plazos claros y realizables.
  • Cumplir con los plazos o informar rápidamente si no se van a poder cumplir.
  • Entregar la traducción y dar la oportunidad al cliente para revisarla.
  • Corregir los errores, si los hay, rápidamente.

Puede ser que distintos profesionales de la traducción tengan distintas opiniones sobre lo que significa dar un servicio que el cliente pueda entender como profesional, pero al final, lo que realmente importa es que él lo perciba como tal.

Usa este enlace para probar. O puedes seguir buscando.

Tu eliges.

© Landaluze translations & more 2021