Cuando te planteas la traducción de una página web o de una entrada del blog quieres dos cosas.

  1. Que se entienda en el idioma de destino, es decir que le guste a los lectores.
  2. Que posicione al menos igual que la página original, es decir que le guste a Google.

Parece lógico pensar que si una página está posicionada bien en el idioma original solo va a hacer falta una buena traducción para que automáticamente posicione bien en el idioma de destino.

Bueno pues la buena traducción es una condición necesaria pero no suficiente.

Lo que hace falta es una traducción SEO, de eso vamos a hablar peor para empezar dejame decirte unas palabras sobre el SEO.

¿Qué es el SEO?

Para empezar es el acrónimo de Search Engine Optimization, en lenguaje más entendible es la disciplina que trata de conseguir que las páginas webs posicionen en los mejores lugares posibles para unas determinadas palabras clave o keywords en inglés.

¿Y por qué en función de unas palabras clave? Pues porque tu contenido tiene que ser encontrado y para eso hay que saber lo que la gente busca. Eso son las palabras clave: los términos que los usuarios del buscador de google utilizan para encontrar lo que buscan.

¿Me vas siguiendo? Por ejemplo, la palabra clave que utilizo en este artículo es “Traducción SEO” y puedes ver que la he incluido en el título y que la repetiré un número determinado de veces.

Pero el SEO no se limita a la utilización de palabras clave de una determinada manera, existen también otros conceptos como el SEO on page y off page, los backlinks, la autoridad del sitio, etc.

De todos esos conceptos no nos vamos a ocupar porque partimos de la base de que el contenido original está correctamente posicionado aunque sí que hay un concepto que hay que tener claro.

Y es el hecho de que todo el SEO esté funcionando bien en el idioma original no implica que lo vaya a hacer en el de destino.

Por poner un ejemplo, tu estrategia SEO puede estar basada en la generación de links entrantes hacia tu contenido desde determinadas páginas web por ejemplo. Esas páginas tendrán una determinada autoridad en el lenguaje de origen que no tiene por qué ser la misma en el idioma de destino.

Lo que te quiero decir con esto es que quizás te haga falta un estudio SEO para el idioma de destino. La traducción SEO por sí misma puede no ser suficiente para conseguir un buen posicionamiento.

Traducción SEO: cuidando el posicionamiento en el lenguaje de destino

Tu página o artículo ya estarán posicionadas en el idioma original, esto quiero decir que habrás tenido cuidado con lo siguiente:

  1. Conoces la o las palabras clave objetivo en el idioma original, así como la densidad objetivo que debes conseguir.
  2. Has introducido las palabras clave en el título y algunos subtítulos.
  3. Has creado las metadescripciones que también incluyen la palabra clave.
  4. Tienes imágenes relacionados con el contenido y has definido su metadescripción.
  5. Has redactado tu artículo o página.
  6. Revisas tu artículo antes de publicar para tener en cuenta los puntos 1, 2, 3 y 4.
  7. Has linkeado tu página o artículo con otras páginas o artículos de tu web además de tener algún link externo de autoridad.
  8. Opcionalmente has creado links desde webs externas hasta tu página o artículo.

Date cuenta de que si solo encargas una traducción estás dejando fuera la mayoría de factores que influyen en el posicionamiento. En realidad solo estás encargando del punto 5.

Ahí es donde entra el mundo de la traducción SEO en este juego.

Una traducción SEO no se limita a traducir un contenido determinado sino que además define las palabras clave objetivo en el idioma de destino, las incorpora con la densidad deseada y las añade en títulos, subtítulos y metadescripciones.

Lo único que te quedará por hacer es subir a tu sitio web todo el contenido que tu traductor SEO te ha proporcionado y linkear con los contenidos apropiados en el idioma de destino.

¿Dónde consigo un traductor que sepa de SEO?

No es fácil, el mundo de la traducción y el del SEO no tienen mucho que ver entre sí, pero la necesidad existe porque cuando uno escribe algo suele tener la intención de que alguien lo lea.

Y eso es lo que consigue la traducción SEO.

Te diré que una de nuestras especialidades es la traducción SEO, si necesitas un presupuesto solo tienes que hacer clic aquí. 

Primero te haremos un presupuesto rápidamente, después una traducción hecha por un traductor nativo en el idioma de destino, o sea ya localizada, y además teniendo en cuenta todos los parámetros SEO de los que te hemos hablado.

Hacer tu traducción SEO con nosotros o no es por supuesto tu decisión. No nos vamos a enfadar ni nada si lo que decides es seguir buscando. Sin malos rollos.

Lo que sí te pedimos es que tengas en cuenta lo que has leido. En contra de la creencia popular los textos traducidos no posicionan solos, hay que ayudarlos un poquito.

© Landaluze translations & more 2021