En el mundo de la traducción no se jura o promete como en la política o en los juicios, aquí las traducciones tienen que ser juradas.

Pero sin connotaciones religiosas, ¿eh? Es solo el término que se usa desde hace tiempo y se ve que nadie ha pensado en cambiarlo.

Sigamos.

Si no vives en el mundo de la traducción, una traducción jurada suele ser la típica cosa que no sabes muy bien en qué consiste hasta que la necesitas.

Y cuando eso pasa suelen empezar las prisas. Primero te enteras más o menos de lo que es y luego te pones a buscar un traductor jurado, que cumpla los requisitos que te piden y que te pueda hacer la traducción para anteayer.

Todo normal.

Si te pones a pensar lo que necesitas son dos cosas:

  1. Un traductor jurado.
  2. Un servicio bueno, rápido, bonito y barato.

Justamente eso es lo que nosotros hacemos, buscamos un traductor jurado y nos encargamos de que recibas el mejor servicio que podemos dar. El cual, dicho sea de paso, está bastante bien.

Así que si ya sabes lo que necesitas lo mejor podría ser que nos contactes y ya hablamos por email o por teléfono, como tu quieras.

Pero si todavía no has llegado a ese punto y quieres saber un poco más sobre las traducciones juradas puedes seguir leyendo.

¿Cuándo necesitas una traducción jurada?

Yo las he necesitado en un par de momentos en mi vida. Suele pasar cuando tienes una documentación oficial de un determinado país y necesitas presentarla ante alguna institución de un país diferente de forma que tenga validez jurídica.

¿Casos en los que esto puede ocurrir? Pues muchos y variados, por ejemplo:

  • Contratos o certificados empresariales extranjeros que deban presentarse ante una autoridad española para su reconocimiento.
  • Certificados académicos, certificados médicos o de antecedentes penales.
  • Documentación aportada en procedimientos de naturalización.
  • Testamentos otorgados en el extranjero, partidas de nacimiento, matrimonio, defunción.
  • Permisos de residencia.
  • Poderes notariales otorgados en el extranjero.

En cualquiera de estos casos vas a necesitar un traductor jurado al idioma de destino, es decir, el oficial en la institución ante la que debes presentar el documento.

Conseguir una traducción jurada al inglés, alemán, finlandés o chino

Nosotros hemos tenido que hacer traducciones juradas a muchos idiomas, así que tenemos colaboradores que son traductores jurados en estos idiomas y algunos más.

Te iba a decir que te pusieras en contacto con nosotros si necesitas una traducción jurada al inglés o al alemán, pero no quiero ser pesado.

A lo mejor tu quieres buscar por tu cuenta, pues oye, perfecto. Hay muchos buenos profesionales por ahí que seguro que estarán encantados de hacerte el trabajo.

Lo que sí que te digo es que te tienes que asegurar de que el traductor jurado que vayas a utilizar está convenientemente autorizado por la entidad correspondiente de su país.

Como ejemplo te voy a contar lo que sucede en España:

En España, solo pueden realizar traducciones juradas los traductores habilitados por el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación (MAEC) para traducir de una lengua extranjera a una de las lenguas oficiales del Estado español y viceversa, a través de su firma y sello autentifica el contenido de la traducción.

Hay que diferenciar entre una traducción privada y una oficial. La traducción privada es la que realiza cualquier persona con conocimiento de lenguas y capacidad para traducir, mientras que la traducción oficial es aquella realizada por un «traductor jurado» quien, gracias a la acreditación que le otorga el MAEC, está capacitado para certificar la fidelidad y exactitud de sus traducciones.

Es el propio MAEC quien acredita que están debidamente cualificados a través de los tres sistemas que, hasta hace poco, han estado vigentes para acceder a dicho nombramiento:

  • Mediante la superación del examen de idiomas de la Oficina de Interpretación de Lenguas.
  • Por reconocimiento de título extranjero obtenido en otro país comunitario.
  • Dichos traductores han de cumplir una serie de requisitos para poder obtener el título: estar en posesión de estudios universitarios; no tener antecedentes penales; y, o bien aprobar el examen del MAEC, o bien, haber superado una serie de condiciones académicas en los ya antiguos programas de estudios de traducción de licenciatura.

Por comunidades autónomas la cosa va así:

  • En Cataluña, la Dirección General de Política Lingüística de la Generalitat tiene la facultad de otorgar los títulos de traductor jurat e intèrpret jurat para la traducción del catalán a y de otras lenguas.
  • En Galicia, el Departamento de Política Lingüística de la Xunta nombra tanto a tradutores xurados como a intérpretes xurados para el gallego.
  • En el País Vasco, el Gobierno Vasco nombra tanto traductores jurados como intérpretes jurados entre el euskera y otras lenguas.

Como ves la cosa es un pelín complicada. Si quieres conseguir una traducción jurada al inglés, alemán, chino o finlandés por poner algunos ejemplos, tendrías que buscar las normas que debe cumplir el traductor jurado para estar debidamente acreditado.

Todo esto te lo ahorras usando una agencia de traducción como Landaluze translations & more.

Si quieres más detalles sobre la traducción jurada te recomendamos este artículo de Asetrad, organización a la que pertenecemos.

Un abrazo y suerte con tus traducciones juradas

© Landaluze translations & more 2021